Asertividad en el trabajo: Claves para mejorarla

asertividad en el trabajo

Asertividad en el trabajo: Claves para mejorarla

La comunicación asertiva es indispensable para el éxito de cualquier empresa, compañía u organización. Gracias a ella los trabajadores son capaces de desempeñar sus labores en armonía, comunicando adecuadamente sus sentimientos, pensamientos y necesidades, respetando a su vez la opiniones de los demás. Cuando la asertividad en el trabajo está ausente o deteriorada, no se obtienen buenos resultados a nivel de rendimiento y productividad. Por eso, en este artículo te daremos algunos consejos clave para que puedas mejorar la asertividad en tu campo laboral.

¿Qué es la asertividad?

Los psicólogos y expertos resaltan que existen 3 tipos diferentes de comunicación: la agresiva, la pasiva y la asertiva. La comunicación asertiva se define como la capacidad de transmitir y expresar correctamente nuestros sentimientos, opiniones e ideas, partiendo siempre del respeto hacia los demás.

En este sentido, la comunicación asertiva se caracteriza por ser honesta, directa, amable, respetuosa, abierta, pausada y clara.

Aquellos que son capaces de comunicarse de forma asertiva en el trabajo pueden expresar abiertamente sus opiniones, sin necesidad de ser irrespetuosos o de violar el derecho de sus compañeros.

asertividad en el trabajo

Realmente, expresar correctamente nuestras ideas puede ser un trabajo difícil, en especial por el hecho de que cada persona tiene sus propias ideas, pensamientos y valores. Sin embargo, la asertividad no es imposible de alcanzar. Existen maneras de mejorarla.

Beneficios de la asertividad en el trabajo

Aquellos individuos que son capaces de comunicarse de manera asertiva se caracterizan por defender sus derechos y expresar sus pensamientos de manera fluida y clara, siempre teniendo en cuenta las necesidades de las personas a su alrededor. En este sentido, a una persona asertiva no le importa expresar abiertamente sus opiniones.

En el trabajo, ser asertivos tiene una gran cantidad de beneficios, entre los que se distinguen los siguientes:

  • Aumento de la empatía. La empatía es un elemento importante a la hora de considerar las opiniones de los demás y entender sus necesidades. Gracias a la asertividad, es posible aumentar la empatía en el campo laboral, lo que aumenta la eficiencia.
  • Aumenta la confianza. La confianza en uno mismo y en las personas con las que trabajamos es de vital importancia para conseguir buenos resultados en nuestra área laboral. Al comunicarnos de manera afectiva esta confianza incrementa, por lo que se obtienen mejores resultados.
  • Establece límites en las relaciones. Al comprender las necesidades de los demás, es posible establecer límites en nuestro comportamiento para evitar ofender a las otras personas.
  • Mejora la autoestima. Cuando alguien es asertivo y expresa sus ideas de manera fluida, su autoestima mejora, lo que se refleja en un aumento en su calidad de vida.
  • Ayuda a resolver conflictos laborales. En toda empresa, compañía u organización, la comunicación asertiva juega un papel principal en la resolución de problemas y conflictos. Esto se debe a que ser asertivos permite tener un ambiente de trabajo positivo, en el que cada quien colabora eficazmente para obtener buenos resultados y superar cualquier inconveniente.

Claves para mejorar la asertividad en el trabajo

Sabiendo la importancia de la comunicación asertiva en el trabajo, a continuación te damos algunas claves y consejos acerca de cómo mejorarla.

  1. Sé consciente de tus virtudes y respeta a los demás

La confianza en nosotros mismos y el reconocimiento de nuestras virtudes permiten que expresemos nuestras opiniones de una manera más fluida y abierta, a la vez que reconocemos las necesidades de las demás personas a nuestro alrededor.

Por eso, para comunicarte de manera asertiva tienes que tener confianza en ti mismo y en lo que puedes lograr, a la vez que aceptas otras opiniones y respetas las ideas de tus compañeros de trabajo.

  1. Aprende a decir que no y conoce tus capacidades

Aprender a decir «no» en el momento apropiado también es una forma de ser asertivos. Cuando sabes expresarte y reconoces cuáles son tus capacidades, eres capaz de decir «no» cuando llega el momento de asumir tareas que superan tus límites.

Es importante que seas respetuoso y reconozcas cuando algo va más allá de tus capacidades incluso a la hora de afrontar una entrevista de trabajo.

  1. Reconoce que no siempre tienes la razón

Imponer nuestras ideas y opiniones es todo lo contrario a ser asertivos. Es por ello que para mejorar tu asertividad debes tener la humildad suficiente para reconocer tus errores o aceptar las ideas de los demás. Recuerda que no se trata de ganar una batalla, sino de aceptar qué es lo más conveniente y lo más justo para todos.

Cuando eres asertivo no solo tomas en cuenta tus propios deseos, sino también las necesidades y requerimientos de los demás. Por eso, en vez de querer ganar siempre e imponer nuestros deseos, la asertividad consiste en buscar un equilibrio y tomar la decisión que sea mejor para todo el equipo de trabajo.

  1. Aprende a escuchar más de lo que hablas

¿Cómo vas a conocer las necesidades de los demás si eres incapaz de escucharlos apropiadamente? Si quieres mejorar tu asertividad en el trabajo, aprende a escuchar a tus compañeros.

Muchas veces cometemos el error de pensar en una respuesta antes de que la otra persona termine de hablar, lo que distrae nuestra mente y evita que pongamos atención a la conversación. Esto es un error fatal, el cual te impide ser asertivo con los demás.

Deja que los demás se expresen sin interrupciones, comprende sus necesidades y pon toda tu atención a lo que dice a nivel verbal y corporal.

  1. Sé amable y evita la agresividad

La comunicación asertiva no se trata de imponer nuestros ideales, sino de expresarlos fluidamente, siempre respetando a quienes nos escuchan.

La diferencia entre una comunicación agresiva y una asertiva es justamente eso: el respeto y la amabilidad que se tienen a la hora de expresar nuestras opiniones. Sé consciente de esta diferencia y verás cómo mejora la forma en la que te comunicas.

  1. Aprende a controlar tus emociones

La empatía es importante en la comunicación asertiva, y ella se consigue cuando aprendemos a controlar nuestras emociones.

No dejes que te dominen las emociones negativas cuando estés comunicando un mensaje; por el contrario, controla tus sentimientos y ponte en el lugar de las demás personas. De esta manera la comunicación será mucho más fluida y amena.

  1. Capacítate

Contar con la ayuda de expertos también puede mejorar tu asertividad. Por eso, también es recomendable que asistas a cursos, conferencias o talleres sobre el tema.

Comprométete con mejorar tu capacidad comunicativa en el trabajo. Comenzarás a ver increíbles resultados. Si necesitas que

No hay comentarios

Publicar un Comentario