Qué es un ERE y cómo afecta al trabajador

Qué es un ERE y cómo afecta al trabajador

Desde mediado de marzo la economía mundial ha sido fuertemente golpeada  a causa del confinamiento como medida de protección por el COVID-19.  Desde la Bolsa de Valores, grandes empresas de servicios y venta han sido afectadas con su caída  en los ingresos durante los últimos tres meses.  Igualmente, las PYME (Pequeña y mediana empresa) se han visto en la necesidad de prever algunas medidas para poder sobrevivir ante esta crisis económica. Una de estas medidas es el ERE (Expediente de Regulación de Empleo).

Te preguntarás “¿Qué es un ERE?». En este artículo queremos brindarte información completa de qué es un ERE, causas, tipos y cuáles son los beneficios que tienen los trabajadores ante esto.

¿Qué es un ERE?

Sus siglas E.R.E. se refieren a: “Expediente de Regulación de Empleo”.  Se reconoce como un derecho jurídico mediante el cual un empresario o empresa, con problemas económicos sustentados, puede suspender o dar por terminada la relación laboral con sus trabajadores.  Este derecho está sustentado en la Ley del Estatuto de los Trabajadores, de conformidad con lo previsto en el Artículo 51, aprobado en Decreto Administrativo de 2/2015 de fecha 23 de octubre.

Mediante el ERE, una empresa tiene derecho de proceder con despidos colectivos y suspensión de la relación laboral, siempre y cuando estén fundamentados en razones económicas, de producción, técnicas u organizativas de fuerza mayor y no imputable a la voluntad del empresario.

Sin embargo, esta medida de despido o suspensión está limitada al mínimo de trabajadores  que exige la ley, de acuerdo con lo siguiente:

  • Entre cien a trescientos trabajadores, hasta un 10% de la nómina.
  • Empresas mayores a trescientos trabajares, un máximo de 30 trabajadores.

No obstante, para que el representante legal de la empresa se ampare en un ERE, debe presentarse ciertos hechos o circunstancias específicas, conforme con lo previsto en el artículo 51 del mencionado Estatuto de trabajo. A continuación te explicamos un poco más su contenido:

 Causas de carácter económico:

Cuando persiste una situación financiera adversa a los resultados de la empresa. Como por ejemplo, pérdida en  los resultados financieros (Ingresos – Gastos) o una disminución acelerada de los ingresos en el último trimestre en comparación con los resultados trimestrales del año inmediato anterior.

Causas de carácter técnico:

Esta causa refiere a los cambios en los medios de producción, como por ejemplo una contratación elevada de mano de obra en comparación con el volumen de producción.

Causas de carácter organizativo:

Cambio como producto de una reestructuración organizativa o cambios de sistema y procedimiento de las funciones del personal o de los sistemas de producción.

Causas de carácter productivo:

Cuando surgen cambios en la demanda del mercado en relación con  los productos o servicios que ofrece la empresa.

Cuando persiste una o varias de estas causas,  el empresario podrá ajustar la nómina de sus trabajadores mediante el ERE.

Tipos de ERE

Como podrás notar, las causas para tramitar el ERE son diferentes. Igualmente, existen varias tipos de ERE, de acuerdo al caso que lo motiva:

ERE de extinción.

Se trata del despido colectivo y refiere a la terminación definitiva y absoluta de la relación laboral de los trabajadores y la empresa.  A estos trabajadores les corresponde el pago de sus prestaciones sociales o laborales por motivo de desempleo y un pago por concepto de despido, entre otros derechos adquiridos.

ERE de suspensión.

Refiere a un cambio en la jornada laboral, que podría afectar la nómina o parte de esta.  En Este nuevo horario laboral se indicarán los días “No Laborables” o de “Suspensión” en que los trabajadores deben quedarse en sus hogares. En este caso, el trabajador  tendrá derecho al pago proporcional de la jornada laboral suspendida. Igualmente, mantiene las cotizaciones y beneficios de Seguridad Social en su totalidad.

ERE de reducción de jornada.

Este tipo de Expediente de Regulación del Trabajo es similar al anterior, con la única diferencia que en vez de suspensión de la  jornada diaria de trabajo, se  cambia un horario durando unos días a la semana (es una jornada parcial). Igualmente, el empleado mantiene los mismos beneficios y derechos  por concepto de Seguridad Social y podrá solicitar el beneficio de prestación por concepto de desempleo proporcional por las horas no laborables.

En la práctica laboral,   ya sea el ERE por suspensión o el ERE por reducción de la jornada laboral, se corresponden con u ajuste a la nómina de la empresa, que en algunos casos suele confundirse con ERTE (Expediente de Regulación de Empleo Temporal).

Diferencias entre un ERE y un ERTE

A diferencia del ERE, el ERTE refiere a crisis temporales de la relación laboral y no genera para el trabajador derecho de percibir una indemnización fraccionada, ya sea por despido y suspensión. Sin embargo, sí tiene derecho a recibir lo correspondiente a su prestación por desempleo, independientemente de con los requisitos exigidos por parte de la Seguridad Social. Sus  beneficios están claramente contemplados en el Artículo 57 de la Ley del Estatuto de los Trabajadores.

Derechos de los trabajadores ante un ERE

Los empleados que se han visto  directamente afectados por expediente de regulación de empleo, tienen los siguientes derechos:

  • Un pago de indemnización mensual hasta 20 días de salario integral por cada año trabajado, hasta un máximo de  doce mensualidades. En caso que la empresa no pueda hacer efectivo el pago, lo hará FOGASA
  • Tiene derecho al beneficio de prestación por desempleo, previo cumplimiento de los requisitos previstos para ello.
  • Ser incluido en lista en ofertas de trabajo realizada por una agencia externa
  • A ejercer acciones judiciales, sino se cumple con los requisitos legales o se incumple con uno de los derechos consagrados en la Ley de Estatutos de los Trabajadores, en lo que refiere al expediente de regulación de empleo (ERE).

Como podrás apreciar, el ERE no representa una buena opción ni para el empresario, ni para los trabajadores. Esperamos que sean pocos los empresarios que deban acudir a estas instancias ante la crisis que ha generado la pandemia en los últimos meses. Si en tu empresa han decidido tomar esta iniciativa y has decidido cambiar de trabajo no dudes en contactarme.

No hay comentarios

Publicar un Comentario