Cómo cambiar de trabajo a los 40 (o más). Recomendaciones.

cambiar de trabajo a los 40

Cómo cambiar de trabajo a los 40 (o más). Recomendaciones.

Cumplir 40 años y establecerte metas a esa edad parece imposible para muchos.  Las personas que están trabajando a esa edad piensan que no es momento para comenzar en un nuevo trabajo, o por el contrario creen que ya no tienen tiempo para ello.  Muchos creen que se les fueron los años y que no cumplieron sus metas, por lo que se dicen a sí mismos cosas como “estoy muy viejo como para cambiar de profesión” o “con mi edad, ninguna empresa querrá contratarme”.

Si este es tú caso, te invitamos a que leas hasta el final del artículo. Aún te queda mucho camino por recorrer y aún tienes tiempo para nuevas experiencias laborales. Ya sea en una empresa o como un profesional independiente, seguro eres capaz de conquistar el mundo y lograr todo lo que te propongas. Todo está en tu mente y en la motivación que tengas, sin pensar en la edad.

Diferencia de decisiones según la edad

A diferencia de un joven de 18 años que decide lanzarse a la aventura sin muchas veces examinar las consecuencias, el adulto busca la estabilidad y el bienestar (tanto el propio como el de su familia). Cambiar de trabajo o profesión a una edad media puede llevar a la ansiedad de  tener que dejar un nivel de vida o éxito ya alcanzado, lo que puede repercutir en nuestro bienestar general.

Para algunas personas, tomar la decisión de cambiar de trabajo a los 40 es como lanzarse de un avión sin paracaídas o llegar a un destino incierto. Sin embargo, en cierta forma es normal que esto ocurra, porque es producto de la ansiedad o miedo a los cambios.

Sí puedes cambiar de trabajo a los 40, y lo mejor es que ahora puedes ser más selectivo. Gracias a que eres más maduro en edad, eres capaz de sopesar en una balanza tus prioridades y escoger aquello que te brinda paz, bienestar y calidad de tiempo. A diferencia de lo que haría alguien más joven (ya que usualmente los jóvenes de 15 a 22 años toman decisiones de forma impulsiva), tú cuentas con la sabiduría de la vida para tomar mejores decisiones.

Recomendaciones sobre cómo cambiar de trabajo a los 40

  • Suelta tus limitaciones y confía más en ti mismo.

Esto implica cambiar el “chip” del “no puedo” y derribar esas murallas que tú mismo has creado solo por el miedo de asumir riesgos o por tener que salir de tu zona de confort. Estás en una edad en la que sabes exactamente a dónde quieres llegar y lo que puedes lograr, porque cuentas con la experiencia de la vida, independientemente de si estás trabajando o no.

La edad de los 40 te brinda la apariencia de la juventud con la sabiduría de los años transcurridos.   ¡No olvides que eres capaz de lograr todo lo que te propongas!

 

cambiar de trabajo a los 40

 

  • Hazte una autoevaluación D.A.F.O.

Esta es una excelente técnica para descubrir dónde estás y hacia dónde quieres ir. Para ponerla en práctica, solo tienes que preguntarte a ti mismo cuáles son tus fortalezas, qué oportunidades puedes aprovechar al máximo, cuáles son tus debilidades y cuáles son las amenazas de tu entorno.

El D.A.F.O. se ha convertido en una de las herramientas más utilizadas. Se trata de definir tus propósitos con bases sólidas en tus fortalezas y en tus oportunidades, de tal forma que seas capaz prever cualquier debilidad o amenaza que pueda interferir en tus planes.

Para realizar esta autoevaluación, tienes que ser sincero contigo mismo. De esta manera podrás descubrir todas las posibilidades que puedes encontrar si decides cambiar de trabajo a los 40.

 

  • Explora las nuevas tendencias laborales

 El mundo ha ido innovando a nivel tecnológico, de tal forma que se han creado nuevos campos de trabajo que años atrás parecían imposibles. Realmente, en los últimos tiempos han surgido nuevas oportunidades que te brindan la posibilidad de explotar tu profesión de una manera menos convencional y más cómoda.

En su mayoría, estas nuevas áreas de trabajo son online, por lo que no requieres tener una edad estándar ni cumplir un horario fijo. Por eso, si quieres cambiar de trabajo a los 40, una buena opción es explorar estas posibilidades.

 

  • Practica la paciencia y la automotivación

Ten presente que  cambiar de trabajo a los 40 es un proceso de cambio, por lo que requiere de un tiempo de adaptación y tranquilidad.  Si lo prefieres, puedes explorar esta nueva transformación tomándola como una actividad adicional a tu trabajo actual, hasta que estés convencido del cambio o hasta que tu nueva fuente de ingreso te genere el bienestar que esperas.

 

  • Capacítate cada día

 Una vez que hayas descubierto tu potencial o tu fuente de motivación, enfócate y prepárate cada día.  Esto incluye aprovechar cualquier material de aprendizaje, desde libros hasta participar activamente en cualquier congreso o curso que consideres necesario.

  • Oferta tus servicios como profesional

Puedes usar los canales que te brinda la tecnología online, ya sea a través de tus contactos en redes sociales o por medio de correos electrónicos, para ofrecer tus servicios profesionales. Esto te permitirá explorar el campo laboral sin necesidad de renunciar a tu trabajo actual antes de tener seguridad.

En este punto tus contactos personales jugarán un papel importante. Por eso es necesario que amplíes tu lista de contactos.  Cambiar de trabajo a los a los 40 es un reto que debes estar dispuesto a cumplir, y contar con el apoyo de otros profesionales te facilitará el camino.

 

  • Sé siempre humilde

Cambiar de trabajo a los 40  representa una transformación radical, donde incluso muchas veces tienes que aprender cosas nuevas. Por eso, la humildad  juega un papel muy importante a la hora de cambiar de trabajo.

Sin duda alguna, ser humilde es uno de los valores más importantes del ser humano, sin importar la edad que tengas. Ella seguro te dará las llaves del éxito en cualquier lugar que estés.

 

  • Sé optimista

Cuando vivimos con alegría y optimismo, estamos controlando nuestros pensamientos. Eso aumenta nuestra confianza, por lo que estamos seguros en lo que deseamos y en lo que somos capaces alcanzar.

Cambiar de trabajo a los 40 es un proceso, en el que tu mente será tu mejor aliado.Si necesitas algún tipo de orientación laboral o ayuda no dudes en contactarme. Créeme, todavía estás a tiempo de conseguir el trabajo de tus sueños.

No hay comentarios

Publicar un Comentario